Liberalismo

URUGUAY-LEY DE CADUCIDAD-Mayoría del 55% en contra de anular ley de Caducidad.

ULTIMASNOTICIAS
Fecha:
2011-05-09

Mayoría del 55% en contra de anular ley de Caducidad.

SOLO LA TERCERA PARTE DE LOS CONSULTADOS RESPALDA QUE SE ELIMINE LA NORMA

La posibilidadde anular la ley de Caducidad ha inmerso a la izquierda en una nueva polémicainterna. La opción no encuentra respaldo en la mayoría de la opinión pública.

LA SEMANA PRÓXIMA, está previsto que el Parlamento trate nuevamente el tema dela ley de Caducidad a nivel de Cámara de representantes para votar la leyinterpretativa que ya fuera aprobada en el senado. Al día de hoy no se tiene lacerteza si existirán todos los votos del oficialismo, dado el pedido delpresidente Mujica y del vice Astori, que cuentan con el respaldo del expresidente Vázquez, de postergar el tema. La nueva crisis del partido degobierno sobre este tema lleva a la disyuntiva entre acatar el mandato de laMesa política y dar la espalda al presidente y vice o acatar lospronunciamientos plebiscitarios del 89 y 2009. Para Mujica, ese paso puedecostarle muy caro al FA en las próximas elecciones por no respetar los dosplebiscitos sobre este tema, sin contar el precio que ya se está pagando con larenuncia de Fernández Huidobro.
ANTECEDENTES
En abril de 1998 se plebiscito la ley de la Caducidad de la Pretensión Punitivadel Estado que había sido aprobada por el parlamento con votos colorados y dela mayoría del P. Nacional. En dicha ocasión, un 60% de la ciudadanía optó pormantener la ley, mientras que el 40% restante lo hizo por su derogación. Esteresultado parecía saldar una dura controversia entre el gobierno del Dr.Sanguinetti, apoyado por Wilson Ferreira, y la oposición de izquierda quienesjunto con organizaciones de familiares de desparecidos durante la dictaduramilitar se negaban a esta especie de indulto que votó el Parlamento. Sinembargo, a partir del 95 comenzaron a agitarse nuevamente los fantasmas de ladictadura militar, con un fuerte reclamo de familiares de desaparecidos por quese investigara al respecto y se dejara sin efecto la ley. El 2o gobierno deSanguinetti negó esta posibilidad, dejando fuera de la Justicia penal varioscasos denunciados por considerarlos dentro de la ley de Caducidad. Ya en elgobierno del Dr. Batlle se inicia un proceso revisionista, conformándose laComisión Para la Paz, donde se abre una serie de expedientes y -por primeravez-
el Estado reconoce su responsabilidad frente a las muertes y desapariciones delperíodo militar. Sin duda, un gran paso adelante, pero insuficiente para lasorganizaciones de familiares y del propio FA a pesar de que participó en dichaComisión. Con el primer gobierno de izquierda, aunque manteniendo vigente laley de Caducidad, Vázquez habilitó la intervención de la Justicia en varioscasos los cuales terminaron con prisión, entre otros, de Bordaberry, Alvarez,Blanco y los principales acusados de torturas y desapariciones. Sin embargo, seinsistió con la anulación de la ley de Caducidad para eliminar sus efectoshacia el pasado, que fue nuevamente plebiscitada en octubre del 2099, donde nose alcanzó a superar el 50% de las voluntades y la ley parecía sobrevivirnuevamente. Pero esta larga historia no termina allí: en el correr de este añoaparece un proyecto de ley interpretativa con media sanción en diputados queanula los principales artículos de la ley de Caducidad, pero que no tiene votosen el Senado a raíz de la deserción de 3 senadores del FA. La polémica secentra en nuestra "imagen internacional" manteniendo una ley de estetipo y en el hecho que una ley vaya contra la voluntad popular expresada en 2plebiscitos. Luego de arduas negociaciones a la interna del partido de gobierno,tras alguna modificación del proyecto y la renuncia del dirigente histórico delMLN, Fernández Huidobro, se logra la media sanción en el Senado y la semanapróxima pasa a Diputados.
TEMOR, INDIFERENCIA O...
En relación con el plebiscito del 89, siempre estuvo presente la idea que enesa oportunidad existía un temor generalizado en la población sobre una nuevainsurgencia militar o un enfrentamiento de poderes no deseado. Transcurridos 20años y frente a una nueva instancia de consulta popular (2009), una encuesta deInterconsult preguntaba cómo veían los uruguayos -a la distancia- aquellainstancia de abril del 89. Según la encuesta, para una mayoría del 54%,efectivamente en aquel momento la gente votó por temor a una represaliamilitar, estando muy fresca la etapa dictatorial. Sin embargo, en octubre del2009 tampoco existieron los votos para anularla,
ante la sorpresa de muchos que estaban firmemente convencidos de que la mayoríade los uruguayos votaría contra la ley. ¿Qué ocurrió, indiferencia o qué? Enoctubre del 2010, también una encuesta de Interconsult nos mostraba que el 54%estaba en contra de la ley, pero también un 52% de los uruguayos se expresa (através de la encuesta) en contra de la ley interpretativa por entender quesería ir contra lo leudado en dos plebiscitos
Hoy, en una encuesta realizada para Ultimas Noticias a dos semanas de lavotación en el Parlamento, la mayoría de la opinión pública uruguaya (55%)expresa que está en desacuerdo con anular la ley de Caducidad, contra laopinión de una tercera parte que dice estar de acuerdo con la anulación. Parala mayoría de los uruguayos el tema quedó laudado con el plebiscito de octubrede 2009. Entre los votantes frenteamplistas, un 52% opina que el Parlamentodebería anular la ley, mientras que el 36% cree que ya fue laudado en 2009. Porsu parte, un 76% de los votantes blancos y el 70% de los colorados se expresanen contra de anular la ley, al igual que el 75% de quienes votaron en blanco yel 100% de los independientes. Entre los montevideanos y residentes en elinterior no existen muchas diferencias, en cambio los menores de 30 años sonmás proclives a anular la ley y las personas entre 50 y 64 años los menosproclives a hacerlo.
En una escala de importancia del 1 al 10, los entrevistados por Interconsultcalifican la importancia de anular o no la ley de Caducidad con un promedio désólo 4,5 mostrando un bajo interés en el tema y, quizás, respaldando lahipótesis de quienes piensan que en 2009 no se alcanzaron los votos porque lagente ya no se interesaba por el tema. Los frentistas califican con 6,7 puntosla importancia de anular o no la ley de Caducidad, mientras que los votantesopositores sólo lo hacen con un promedio de 3.

----------------------------------------------------------------------------------

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: