Liberalismo

20110424-URUGUAY-LEY DE CADUCIDAD-Cuando el drama se juega en silencio- CARLOS MAGGI

PCI & PCE
Cuando el drama se juega en silencio
CARLOS MAGGI

Que una ley anule otra ley no es un error, es un acto de barbarie.

La cosa juzgada y la no retroactividad de las leyes penales son de principio. Cuando se borra groseramente la constancia intocable de lo actuado, "no hay derecho", en ninguno de los dos sentidos de esta expresión.

En el proyecto de "anular" la Ley de Caducidad, de paso se viola la Constitución por segunda vez, arrasando dos plebiscitos; y todo lo que ello significa.

Por un lado se desconoce la validez de los derechos adquiridos y por otro lado se desconoce la validez de la democracia directa, soberana.

Ningún golpe de Estado llegó a tal extremo en la destrucción de las instituciones.

No tengo dudas. La Suprema Corte de Justicia se hará cargo de esta ley. De mediar una nulidad absoluta, el único que puede declararla, es el Poder Judicial.

Los líderes del Frente Amplio, el Presidente Mujica, el vicepresidente Astori y el ex presidente Vázquez, expresaron su pensamiento con anticipación. Lo sabemos todos.

¿De dónde sale una minoría capaz de obligarlos?

Tabaré Vázquez un hombre dotado para la política como muy pocos, actuó de pronto, con demasiado brío en un tema que no estaba en los títulos de la prensa. Fue hace un mes, en un acto de homenaje a militantes que se realizó ante a un grupo numeroso de dirigentes del Frente. El ex Presidente se expresó en términos inusuales. Estaba realmente conmovido por el riesgo de una ruptura dentro del Frente:

-"Una vez dije: no me dejen solo en el gobierno y hoy digo: no dejemos solo al Pepe; hay que defender con uñas y dientes la unidad, que es la herramienta fundamental de los frentistas".

El Frente llegó al gobierno por los errores de los blancos y colorados y porque los uruguayos querían un cambio. Nada de eso hubiera sucedido si no existiera la unidad dentro de la coalición de izquierda. Estamos donde estamos, porque tuvimos unidad. Llegamos al gobierno nacional, gracias a la unidad, si no, no habríamos llegado. No importan ni Tabaré Vázquez, ni Líber Seregni, ni el Pepe Mujica; importa el Frente como herramienta para llevar adelante el proceso. (El País, 23/3/11).

COMENTO: Estas palabras no nacieron porque sí. Vázquez le daba respuesta a una situación disolvente. Cuando alguien grita: ¡Hay que unirse! Es porque algo separa; y fuerte.

Desde las bases subía el clamor, por la anulación de la Ley de Caducidad y del MPP un clamor semejante, impaciente, exigía que se gravara más a las empresas del boom del agro. El ministro de Economía pudo evitar la suba de los impuestos y cuando quedó en claro que Marenales ganaba en la interna del MPP, la anulación de la Ley de Caducidad se hizo inevitable.

Sucede que los moderados ponen el alma en el Frente Amplio, tienen fervor partidario, "sienten" el Frente; y lo primero para ellos es mantener "la unión".

En cambio los radicales desprecian el hecho de haber creado una fuerza que gana las elecciones y decide dentro de la legalidad establecida.

Los ultras no trabajan para el éxito del gobierno (desarrollar el país y la justicia) ni van en busca de votos (ganar las elecciones). Tener el poder burgués, no les interesa.

-"El hecho de la existencia de un gobierno surgido de elección popular es un inconveniente para justificar a escala de las grandes masas, la necesidad de la lucha armada"- este es el credo de quienes siguen a Marenales.

-"Descartamos la posibilidad de tránsito pacífico hacia el poder en nuestro país. Las verdaderas soluciones para nuestro país implican un enfrentamiento directo y violento con la oligarquía y sus órganos de represión.

La lucha armada no sólo es posible en el Uruguay, sino imprescindible; única forma de hacer la revolución.

Lo fundamental es crear conciencia en la población a través de la lucha armada u otras formas de lucha: crear conciencia de que sin revolución no habrá cambio". (1)

Dado que la estrategia radical apunta a tomar el poder matando o muriendo por la causa, según lo explican con una sinceridad que no es común, queda muy claro que el futuro del Frente no les interesa: es un instrumento banal que sirve para el período de preparación del gran momento; juntaremos armas y practicaremos la disciplina hasta que llegue "el gran día del levantamiento".

Esa es la trágica diferencia entre frentistas moderados, que aman su obra, un instrumento político victorioso; y los frentistas radicales a quienes el Frente les incomoda tanto como la libertad burguesa que traba con sus respetos a cada uno la posibilidad de ir derechamente a la dictadura del proletariado.

Julio Marenales como todos los fundamentalistas, es admirable por su entrega y temible por su filosofía de la violencia. Es un marxista entero, como se dice de los caballos.

-"Constituimos en este momento un grupo armado conocido amplia y públicamente como tal; una etapa intermedia entre el campo conspirativo y la guerrilla en acción. En Uruguay -al decir de Debray- "el acento principal debe ponerse en el desarrollo de la guerra de guerrillas y no en el fortalecimiento de los partidos existentes o en la creación de nuevos partidos".

COMENTO: Lo que antecede es una síntesis de las 20 conclusiones, todas ceñidas a la misma línea; fueron redactadas a fines del siglo pasado y publicadas en noviembre del 2006 en Internet. (1)

Si esto que pienso fuera así (lo dicho es una mera hipótesis) debemos prepararnos para presenciar (sufrir) la serie de nuevas imposiciones que los radicales le impondrán al gobierno.

Quien tiene una llave de paso (con solo apartarme, el Frente queda inerme) no se va conformar con esto de anular la Ley de Caducidad.

Lo lógico es esperar un paso más y otro y otro. Ser frentista de corazón pasó a ser un factor de debilidad.

-Portate bien o quiebro contigo y…

Recorriendo este callejón, terminaron todos los frentes populares del siglo veinte.

El gobierno y la vida de Salvador Allende se perdieron en Chile al ser vencido desde dentro, como avisó Seregni desesperado, más de una vez. Así pudieron matar a Allende los soldados de Pinochet.

Hay que entender (y no es fácil) lo inexplicable que está sucediendo aquí y ahora. Hombres como el ex presidente Tabaré Vázquez, el Presidente Mujica y el vicepresidente Astori, son personas, que están muy por encima de la frivolidad o la tontería. Cuando de pronto pasan a tolerar y a colaborar en la anulación de una ley plebiscitada, hay que buscar la causa de ese cambio.

Nadie paga un precio tan alto por puro gusto.

En política no se hace lo que uno quiere, se hace lo que se puede o (como en este caso) lo que uno está obligado a hacer, le guste o no.

Se ve y se oye un breve documental que anda por ahí; y la gente pregunta: ¡¿Cómo es posible que digan una cosa y hagan lo contrario?!

Digo esto sin el menor ánimo de atacar personalmente a quienes viven el drama. Pretendo explicar qué está pasando, que es mi trabajo.

--------

(1) "Documentos Políticos (1968- 1971). Historia del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros" por Julio Marenales, fundador del MLN T.

El País Digital

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: