Liberalismo

La demolición del estado democrático uruguayo-Por Fernando Cardozo

La demolición del estado democrático uruguayo


Fernando Cardozo

 

La demolición del estado democráticouruguayo, planificada, organizada y que está siendo ejecutada sin dilacionespor la internacional socialista y asociados ha tomado un cariz realmenteinusitado, ha adquirido una fuerza muy difícil de vencer. Las razones están ala vista, no se perciben ningún tipo de movimiento para contrarrestarlos ycomenzar con una actividad política sostenida para concientizar a la gentesobre las falacias que se utilizan a diario contra todo aquello que representóla forma de vida, en este país, desde su fundación hasta estos días.

 

Nos vamos degradando,despersonalizando como nación, gobernados por una "cooperativa devotos", por una coalición de más de una decena de grupúsculos políticoscon una amorfa amalgama de ideas sobre la conducción del país. Y así seguimosdando vueltas a la noria, esperando que por obra y gracia de un ramalazo de" inteligencia" quienes están siendo usados retomen los caminos de lademocracia que nunca debieron dejar. En infinidad de oportunidades, cada vezque tengo la oportunidad de hacerlo, sostengo que los partidos políticostradicionales están condenados al fracaso si persisten en su intento lasfiguras políticas ya harto conocidas, y que son los directamente responsablesde que hayamos llegado a esta situación. El mundo ha cambiado, las épocas hancambiado y parece ser que nosotros estamos tomando el tren de la historia conel pie izquierdo, sin advertir que la velocidad de esa máquina requiere de lamodernización de los procedimientos para poder subirse a ese tren. Hay quiendice que los partidos tienen que apostar a personas jóvenes, y me permitodiscrepar porque no sólo se deberá apostar al político joven, sino también hayque tener en cuenta que hay políticos jóvenes que desde adolescentes, por elconocido amiguismo, la tradición familiar de la política que hizo que 200 o 300familias, de aun equivocado linaje, asumieran para sí la participación en losgobiernos a lo largo de la historia.

 

Recuerdo aquel viejo refrán que diceque "la culpa no la tiene el cerdo sino que le rasca el lomo", yluego responsables o no todos tenemos que asumir que en el pecado está lapenitencia. La semana pasada accidentalmente escuché los pataleos y pretendidosdescargos del ex intendente de Artigas ( Foro Batllista), el que destruyó alpartido Colorado aquí en el departamento, que pasó de 27.000 votos a apenas8000 en cuatro años, procesado que cumplió seis meses de cárcel por"fraude reiterado", y que ahora ha sido condenado definitivamente ados años más ( sigue en libertad ), vociferando a voz en cuello en todos losmedios de prensa contra el fiscal y el juez, y acusando a su sucesor de haberorquestado un complot en su contra. Lo cierto es que es vox populi que esteseñor procesado es un reconocido Ludópata del medio. - Ante cosas como éstas,es ineludible que a uno e vengan a la memoria, los casos de corrupción impunesaún, cometidos por diversos "notables integrantes" de este gobierno,que si se tienen en cuenta y pensando por el absurdo pueden avalar la actitudde protesta. Para más información, basta que coloquen en su buscador CORRUPCIÓNURUGUAY, y ubiquen todos los casos a que me acabo de referir.

 

Conclusión: los delincuentespolíticos, la corrupción, los malos administradores de la cosa pública notienen ni colores de divisas, ni números de listas, ni etiquetas de izquierda oderecha, democracia, comunismo, marxismo,  socialismo, y todos los"ismos" que deseen agregar. El problema es de hombres, es de culturacívica, escala de valores, respeto por los demás y los bienes ajenos,"respeto de la buena fe y la credulidad sana de electores inocentes eincultos que van a la parodia de las elecciones como si fueran a unafiesta", como decía José ingenieros al referirse a la"Mediocracia". Yo tengo 69 años, y quizá no tenga la suerte de sertestigo del despertar de un pueblo que no se merece esa clase gobernantes, y lodigo porque soy consciente de que el deterioro político económico y social delpaís es demasiado grande, ya lo único que amerita es a la acción sostenida para"desfacer entuertos", como lo dijo el Quijote de Cervantes. Loimportante es que el movimiento se demuestra andando, y salvo lo que hainiciado el grupo de Vamos Uruguay, y algunos sectores del partido nacional nose percibe nada más, a pesar de la cantidad de frentes de guerra que estánabiertos por el enemigo haciendo ejercicios para la toma definitiva del poder.

 

¡Que Dios nos ampare.!


Fuente: GENERACION DEL 40.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: