Liberalismo

URUGUAY-LEY DE CADUCIDAD-Pese a todo-Por Dr. Enrique Beltrán

Desde el recodo

Pese a todo

Dr. Enrique Beltrán

Hace bastante más de un mes escribí lo que temí fuera mi último Recodo.Mis noventa y tres años, las flaquezas de mi memoria y un duro sacudón afectivose conjuntaron para que aquel artículo tuviese un aire de despedida. Sinembargo, inquietantes circunstancias que sacuden el país se aliaron paraayudarme a superar aquellas dificultades que creía insalvables.

Una de ellas fue la sesión del Senado donde el oficialismo aprobó, conuna presionada mayoría, no la derogación de la ley de Caducidad, sino uninédito acto de prestidigitación, que consiste en hacerla desaparecer, mediantesu anulación, con más de veinte años de vigencia y de aplicación de dosplebiscitos en los que el pueblo, en ejercicio de su soberanía, aprobó por unaclara mayoría.

Otra circunstancia que contribuyó a ayudarme para superar en estaocasión mi impuesto retraimiento, fue el demoledor editorial que apareció eljueves 14 de abril, bajo el título de "Los demonios" y que es unllamado emotivo a la comunidad nacional para que tome conciencia del atropelloque significó la votación de la ajustada mayoría del Senado para anular losefectos de la ley de Caducidad, en la que fue "una jornada de luto para lademocracia uruguaya por varias razones". "La primera es que la leyvotada representa un conglomerado de aberraciones jurídicas y violacionesconstitucionales como pocas veces se ha visto. Se desprecia olímpicamenteprincipios básicos como el de la cosa juzgada o la irretroactividad de la leypenal más gravosa y se pretende instaurar una ficción legal por la cual elEstado debe hacer de cuenta que una norma que generó efectos por más de veinteaños no existió".

Son solo algunos de los atropellos, de los tantos, que se han llevadopor delante a principios esenciales de un Estado de Derecho. Entre otros, elrespeto al funcionamiento de una democracia, cuya forja no nos vino de baldecomo un regalo celestial, sino del sacrificio y grandeza de generaciones ygeneraciones de las cuales el reciente 19 de Abril es una de las primerasclarinadas acompañada por la leyenda de "Libertad o muerte" que eraun objetivo que pronto se hizo destino. Cuando el senador Saravia habló en elSenado, advirtió que se había dado un "golpe de estado técnico",porque se había despreciado la Constitución en varios de sus artículos. Seagrede la convivencia democrática cuando las mayorías la embisten casifrontalmente, abren el camino y sientan precedentes que tienden a hacer de losderechos individuales una gracia del gobierno y no un derecho inherente a ladignidad de la persona.

En este inquietante panorama surgió en las tiendas del oficialismo laconvicción de que el país es solamente de un sector político, que laConstitución solo debe ser cumplida por los ciudadanos de otros partidos. Eloficialismo cree que tiene franquicias que pueden no detenerlo en la obligaciónde respetarla. Aunque es de temer entonces que esa gravísima agresión a nuestraMagna Carta se consolide en la cámara baja, no pierdo la esperanza que ello noocurra porque el sufragio ha sido respetado hasta en la dictadura.

Fue por iniciativa del Presidente que se ha logrado el aplazamiento dela discusión y votación en Diputados para el 20 de mayo. Es alentador. Pero siquedase solo en trasladar cronológicamente el atropello, tan lejano de aquelauspicioso discurso de la asunción presidencial, lo que más brillarían sonfulgores totalitarios.

El País Digital


Extractado de: GENERACION DEL 40

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: