Liberalismo

Argentina-Cristina deshoja la margarita-Por Luis Majul

Escrito por rigofa2011 09-12-2010 en General. Comentarios (0)
Cristina deshoja la margarita
Luis Majul
Para LA NACION
Miércoles 8 de diciembre de 2010

Cristina Fernández duda entre presentarse o no otra vez como candidata a presidente. Pero la duda no sería a raíz del pedido de su hija Florencia, quien preferiría pasar más tiempo con una mamá normal, sino que correspondería a un mero cálculo político, a un asunto de lógica pura: la posibilidad de que, aun en el supuesto caso de lograr la reelección, su segunda presidencia se transforme en un calvario a partir del mismo instante en que empiece su segundo y último período.
El fantasma del desgobierno por efecto del desgaste es algo que tanto Néstor Kirchner como su viuda pusieron sobre la mesa de discusión cada vez que tuvieron que elegir una alternativa de poder futura. Fue, sin duda, la razón determinante para que Kirchner no se presentara otra vez como candidato a presidente en octubre de 2007 y nominara a su esposa, con la obsesión de mantener intacta la expectativa de la continuidad de ambos en el poder. En la entrevista que concedió el 24 de enero de 2010 a 6,7,8 , el programa que controlaba en forma personal, Kirchner explicó que su pelea frontal contra Clarín se inició cuando, según él, el CEO del Grupo, Héctor Magnetto, le manifestó, a principios de 2007, que prefería otro mandato suyo a uno de su esposa. En aquel autorreportaje, Kirchner interpretó la postura de Magnetto como una maniobra desestabilizadora para obligarlo a asumir un segundo mandato, iniciar un inmediato proceso de desgaste, condicionarlo e interrumpir así "el proyecto de transformación". Fuera de la televisión, y en diferentes charlas con empresarios, Kirchner había avanzado todavía más en su construcción paranoica al confesar: "La única manera de que Magnetto no me meta preso es que yo lo meta preso antes a él".
Lo cierto es que el matrimonio Kirchner siempre contó con una alternativa de salida y sus acciones nunca fueron investigadas porque ambos tuvieron la precaución de sucederse a sí mismos desde 1987, cuando Kirchner fue elegido intendente de Río Gallegos, hasta hace cuarenta días, cuando su sorpresiva muerte interrumpió la estrategia del proyecto de poder permanente. En efecto, unos días antes de su fallecimiento, la pareja ya había acordado que el candidato a presidente sería él, porque su eventual triunfo les permitiría, otra vez, seguir manteniendo la expectativa de continuidad, el plan de pingüino o pingüina, el sueño de controlar el país durante veinte años. Con su desaparición física, Kirchner no sólo ha generado desconcierto y confusión en la oposición. También frenó, de manera brusca e inesperada, la dinámica de una maquinaria de poder que se disponía a colonizar cada metro cuadrado de los espacios del Estado que aún no habían logrado copar.
Los que rodean a la Presidenta y necesitan que ella se postule para conservar sus empleos y sus espacios de poder y de negocios intentan empujarla a la reelección con el canto de sirena de las últimas encuestas. Según los últimos sondeos que manejan dos de los ministros más influyentes, si las elecciones fueran hoy, Cristina Fernández obtendría más del 30 por ciento de los votos, con más de 10 puntos de diferencia sobre Ricardo Alfonsín y todavía más lejos de Mauricio Macri. Estos números le permitirían ir a una segunda vuelta con muy altas posibilidades de ganar. Algo parecido le dijeron a la jefa de Estado cuatro de los encuestadores que trabajan para el Gobierno. Fue durante un encuentro reciente. Ella no dio la más mínima muestra de su verdadero deseo. Y ellos todavía no le aclararon que tanto en la provincia de Buenos Aires como en el resto del país hay otro "kirchnerista" que sigue midiendo un poco mejor que ella: el gobernador Daniel Scioli.
Es obvio que la viuda de Kirchner no anticipará su renuncia a la reelección porque sería casi un suicidio político. Y también es lógico suponer que utilizará el tiempo de reflexión de las primeras fiestas navideñas sin su marido para meditar sobre su futuro personal y político mientras los seguidores del ex presidente intentan construir el mito del héroe en forma acelerada y a presión. Sus primeros días sin la omnipresencia de su pareja han generado en su entorno la fantasía de que, más allá del profundo dolor que todavía muestra, la ausencia de Kirchner no le sienta mal, porque le otorga más tiempo y más tranquilidad para tomar decisiones que antes asumía Kirchner de manera abrupta.
Además, los que auscultan el Gobierno día a día muestran con satisfacción los datos que indican que la figura de la Presidenta, hasta ahora, ha resultado indemne frente a los escándalos de corrupción que involucran al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y las causas que comprometen al secretario de la CGT, Hugo Moyano, quien ya se habría quejado ante la propia mandataria por lo que entiende como un acoso judicial con guiño oficial. "Es como si con su muerte Néstor se hubiera llevado también todo lo malo del kirchnerismo y le hubiera dejado a ella todo lo bueno, como una última ofrenda política y personal", interpretó el mismo ministro que la mantiene al tanto de las últimas encuestas.
Hace más de veinte años que Cristina Fernández goza de los atributos y los privilegios que otorga el poder. Hace más de siete años que, casi todos los días, es saludada por los granaderos cada vez que ingresa en la Casa de Gobierno. Hace más de siete años que vive en la quinta de Olivos, donde el muro que da a la calle en la que transita la gente se encuentra a varios metros de la residencia presidencial y la hace vivir en un ambiente exclusivo y especial ¿Elegirá Cristina Fernández de Kirchner renunciar a su propia reelección para irse con una considerable imagen positiva, como lo hizo Ricardo Lagos en Chile, e intentará volver cuatro años después? ¿O sucumbirá a la tentación de continuar para mantener vivo el proyecto y las ambiciones de ella misma y las de sus seguidores, aun con el riesgo de perderlo todo al otro día de ganar la votación? Hay algo que la Presidenta sabe de antemano: si no se presenta y decide apoyar a Scioli, el gobernador le garantizará lealtad y protección política, en caso de que la necesite en el llano.
A menos de once meses de las próximas elecciones presidenciales, Cristina deshoja la margarita mientras los demás esperan para hacer su próxima jugada.
© La Nacion

Fuente:  LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Argentina-Los riesgos de una memoria incompleta-Por Tzvetan Todorov

Escrito por rigofa2011 09-12-2010 en General. Comentarios (0)
Opinión
Los riesgos de una memoria incompleta
Tzvetan Todorov
El País
Miércoles 8 de diciembre de 2010
Uno de los intelectuales más lúcidos y respetados de la actualidad, el semiólogo y filósofo francés de origen búlgaro Tzvetan Todorov, experto en analizar la memoria después del horror, visitó la Argentina hace unas semanas y refuta en este artículo el relato que hace el Gobierno sobre víctimas y victimarios de los años setenta.


PARIS.- El mes pasado fui por primera vez a Buenos Aires, donde permanecí una semana. Mis impresiones del país son forzosamente superficiales. Aun así, voy a arriesgarme a transcribirlas aquí, pues sé que, a veces, al contemplar un paisaje desde lejos divisamos cosas que a los habitantes del lugar se les escapan: es el privilegio efímero del visitante extranjero.
He escrito en varias ocasiones sobre las cuestiones que suscita la memoria de acontecimientos públicos traumatizantes: la Segunda Guerra Mundial, regímenes totalitarios, campos de concentración... Esta es, sin duda, la razón por la que me invitaron a visitar varios lugares vinculados con la historia reciente de la Argentina. Así, pues, estuve en la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), un cuartel que, durante los años de la última dictadura militar (1976-1983), fue transformado en centro de detención y tortura. Alrededor de 5000 personas pasaron por este lugar, el más importante en su género, pero no el único: el número total de víctimas no se conoce con precisión, pero se estima en unas 30.000. También fui al Parque de la Memoria, a orillas del Río de la Plata, donde se ha erigido una larga estela destinada a portar los nombres de todas las víctimas de la represión (unas 10.000, por ahora). La estela representa una enorme herida que nunca se cierra.
El término "terrorismo de Estado", empleado para designar el proceso que conmemoran estos lugares, es muy apropiado. Las personas detenidas eran maltratadas en ausencia de todo marco legal. Primero, las sometían a torturas destinadas a arrancarles informaciones que permitieran otros arrestos. A los detenidos, les colocaban una capucha en la cabeza para impedirles ver y oír; o, por el contrario, los mantenían en una sala con una luz cegadora y una música ensordecedora. Luego, eran ejecutados sin juicio: a menudo narcotizados y arrojados al río desde un helicóptero; así es como se convertían en "desaparecidos". Un crimen específico de la dictadura argentina fue el robo de niños: las mujeres embarazadas detenidas eran custodiadas hasta que nacían sus hijos; luego, sufrían la misma suerte que el resto de los presos. En cuanto a los niños, eran entregados en adopción a las familias de los militares o a las de sus amigos. El drama de estos niños, hoy adultos, cuyos padres adoptivos son indirectamente responsables de la muerte de sus padres biológicos, es particularmente conmovedor.
En el catálogo institucional del Parque de la Memoria, publicado hace algunos meses, se puede leer: "Indudablemente, hoy la Argentina es un país ejemplar en relación con la búsqueda de la Memoria, Verdad y Justicia". Pese a la emoción experimentada ante las huellas de la violencia pasada, no consigo suscribir esta afirmación.
En ninguno de los dos lugares que visité vi el menor signo que remitiese al contexto en el cual, en 1976, se instauró la dictadura, ni a lo que la precedió y la siguió. Ahora bien, como todos sabemos, el período 1973-1976 fue el de las tensiones extremas que condujeron al país al borde de la guerra civil. Los Montoneros y otros grupos de extrema izquierda organizaban asesinatos de personalidades políticas y militares, que a veces incluían a toda su familia, tomaban rehenes con el fin de obtener un rescate, volaban edificios públicos y atracaban bancos. Tras la instauración de la dictadura, obedeciendo a sus dirigentes, a menudo refugiados en el extranjero, esos mismos grupúsculos pasaron a la clandestinidad y continuaron la lucha armada. Tampoco se puede silenciar la ideología que inspiraba a esta guerrilla de extrema izquierda y al régimen que tanto anhelaba.
Como fue vencida y eliminada, no se pueden calibrar las consecuencias que hubiera tenido su victoria. Pero, a título de comparación, podemos recordar que, más o menos en el mismo momento (entre 1975 y 1979), una guerrilla de extrema izquierda se hizo con el poder en Camboya. El genocidio que desencadenó causó la muerte de alrededor de un millón y medio de personas, el 25% de la población del país. Las víctimas de la represión del terrorismo de Estado en Argentina, demasiado numerosas, representan el 0,01% de la población.
Claro está que no se puede asimilar a las víctimas reales con las víctimas potenciales. Tampoco estoy sugiriendo que la violencia de la guerrilla sea equiparable a la de la dictadura. No sólo las cifras son, una vez más, desproporcionadas, sino que además los crímenes de la dictadura son particularmente graves por el hecho de ser promovidos por el aparato del Estado, garante teórico de la legalidad. No sólo destruyen las vidas de los individuos, sino las mismas bases de la vida común. Sin embargo, no deja de ser cierto que un terrorismo revolucionario precedió y convivió al principio con el terrorismo de Estado, y que no se puede comprender el uno sin el otro.
En su introducción, el catálogo del Parque de la Memoria define así la ambición de este lugar: "Sólo de esta manera se puede realmente entender la tragedia de hombres y mujeres y el papel que cada uno tuvo en la historia". Pero no se puede comprender el destino de esas personas sin saber por qué ideal combatían ni de qué medios se servían. El visitante ignora todo lo relativo a su vida anterior a la detención: han sido reducidas al papel de víctimas meramente pasivas que nunca tuvieron voluntad propia ni llevaron a cabo ningún acto. Se nos ofrece la oportunidad de compararlas, no de comprenderlas. Sin embargo, su tragedia va más allá de la derrota y la muerte: luchaban en nombre de una ideología que, si hubiera salido victoriosa, probablemente habría provocado tantas víctimas, si no más, como sus enemigos. En todo caso, en su mayoría, eran combatientes que sabían que asumían ciertos riesgos.
La manera de presentar el pasado en estos lugares seguramente ilustra la memoria de uno de los actores del drama, el grupo de los reprimidos; pero no se puede decir que defienda eficazmente la Verdad, ya que omite parcelas enteras de la Historia. En cuanto a la Justicia, si entendemos por tal un juicio que no se limita a los tribunales, sino que atañe a nuestras vidas, sigue siendo imperfecta: el juicio equitativo es aquel que tiene en cuenta el contexto en el que se produce un acontecimiento, sus antecedentes y sus consecuencias. En este caso, la represión ejercida por la dictadura se nos presenta aislada del resto.
La cuestión que me preocupa no tiene que ver con la evaluación de las dos ideologías que se enfrentaron y siguen teniendo sus partidarios; es la de la comprensión histórica. Pues una sociedad necesita conocer la Historia, no solamente tener memoria. La memoria colectiva es subjetiva: refleja las vivencias de uno de los grupos constitutivos de la sociedad; por eso puede ser utilizada por ese grupo como un medio para adquirir o reforzar una posición política. Por su parte, la Historia no se hace con un objetivo político (o si no, es una mala Historia), sino con la verdad y la justicia como únicos imperativos. Aspira a la objetividad y establece los hechos con precisión; para los juicios que formula, se basa en la intersubjetividad, en otras palabras, intenta tener en cuenta la pluralidad de puntos de vista que se expresan en el seno de una sociedad.
La Historia nos ayuda a salir de la ilusión maniquea en la que a menudo nos encierra la memoria: la división de la humanidad en dos compartimentos estancos, buenos y malos, víctimas y verdugos, inocentes y culpables. Si no conseguimos acceder a la Historia, ¿cómo podría verse coronado por el éxito el llamamiento al "¡Nunca más!"? Cuando uno atribuye todos los errores a los otros y se cree irreprochable, está preparando el retorno de la violencia, revestida de un vocabulario nuevo, adaptada a unas circunstancias inéditas. Comprender al enemigo quiere decir también descubrir en qué nos parecemos a él. No hay que olvidar que la inmensa mayoría de los crímenes colectivos fueron cometidos en nombre del bien, la justicia y la felicidad para todos. Las causas nobles no disculpan los actos innobles.
En la Argentina, varios libros debaten sobre estas cuestiones; varios encuentros han tenido lugar también entre hijos o padres de las víctimas de uno u otro terrorismo. Su impacto global sobre la sociedad es a menudo limitado, pues, por el momento, el debate está sometido a las estrategias de los partidos. Sería más conveniente que quedara en manos de la sociedad civil y que aquellos cuya palabra tiene algún prestigio, hombres y mujeres de la política, antiguos militantes de una u otra causa, sabios y escritores reconocidos, contribuyan al advenimiento de una visión más exacta y más compleja del pasado común.


Fuente:  LA NACIÓN, de Buenos Aires.

Europa-El euro a mitad de la crisis(y los "PIGS")-Por KENNETH ROGOFF

Escrito por rigofa2011 08-12-2010 en General. Comentarios (0)
CON FIRMA
El euro a mitad de la crisis
KENNETH ROGOFF (*) ESPECIAL PARA EL OBSERVADOR
   
Ahora que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional han comprometido 67.500 millones de euros para rescatar a los bancos irlandeses en dificultades, ¿está terminando finalmente la crisis de deuda de la eurozona? Desafortunadamente, no. De hecho, es probable que apenas estemos a la mitad de la crisis. Ciertamente una enorme y sostenida aceleración del crecimiento podría todavía remediar todos los problemas de deuda de Europa --como los de cualquier otro lugar. Sin embargo, ese escenario dorado es cada vez más improbable. El final supondrá, con mucha mayor probabilidad, una oleada de procesos de saneamiento de deuda similar a la que acabó finalmente con la crisis de deuda de América Latina de los años ochenta.
Para empezar, faltan más rescates, empezando por el de Portugal. Con una tasa de crecimiento promedio de menos del 1% en los últimos diez años, y el mercado laboral que probablemente sea el más esclerótico de Europa, es difícil imaginar cómo podría Portugal crecer lo suficiente para eliminar su enorme carga de deuda. Esta deuda incluye tanto la pública (la que debe el gobierno) como la externa (la que debe el país en su conjunto a extranjeros). Los portugueses afirman con razón que su situación no es tan grave como la de Grecia, que actualmente se encuentra ya en lo que sería el equivalente económico de una terapia intensiva. No obstante, los niveles de deuda de Portugal son muy problemáticos en comparación con referentes históricos (basados en las investigaciones que he realizado con Carmen Reinhart). Es probable que Portugal, que parte de un escenario de recesión o crecimiento lento con austeridad presupuestal para los próximos años, busque ayuda más pronto que tarde.

España es un caso más difícil. Se puede afirmar que el gobierno central es solvente, pero una parte importante de los bancos municipales o provinciales parecen tener problemas de deuda. La pregunta en el caso de España es si, al igual que en Irlanda, el gobierno central se dejará manipular para que se haga cargo de la deuda privada (y también de la municipal). Aquí la historia tampoco da lugar al optimismo. Es muy difícil para un gobierno central no actuar mientras los actores económicos clave están al borde del colapso. Sin embargo, los rescates de Portugal y España sólo constituyen la fase siguiente –y no necesariamente la etapa final–de la crisis. A la larga, es probable que se requiera una reestructuración significativa de la deuda pública y/o privada en todos los países de la eurozona aquejados por problemas de deuda. Después de todo, los rescates de la UE y del FMI son únicamente medidas para ganar tiempo, pues esos préstamos también tendrán que pagarse en algún momento.

Los llamados PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España), que ya se enfrentaban a un crecimiento lento antes de la austeridad fiscal, tienen ante sí la perspectiva de una “década perdida”, como la que experimentó América Latina en los años ochenta. El renacimiento y la dinámica moderna de crecimiento de América Latina realmente empezaron después de los procesos de saneamiento que se emprendieron en toda la región en el marco del Plan Brady de 1987. Una reestructuración similar es también el escenario más probable en Europa.

A veces parece que entre los líderes de la eurozona la única que está dispuesta a encarar la posibilidad de una reestructuración de deuda en el futuro es la canciller alemana Angela Merkel. Se han hecho críticas generalizadas a los alemanes por señalar que Europa no tiene un mecanismo claro para solucionar los impagos soberanos (de los gobiernos) y que con seguridad necesita uno. Muchos expertos quieren hacer creer que Irlanda habría salido ilesa si no hubiera sido por las torpes afirmaciones de Alemania. Eso es una tontería. En vista de las enormes deudas privadas, la caída de los precios del mercado inmobiliario y las reclamaciones externas que ascendían a más de diez veces el ingreso nacional (según la base de datos Reinhart-Rogoff), nunca habría habido una salida fácil. Los problemas de deuda europeos seguramente empeorarán si se les deja que se infecten y agraven ocultándolos con maniobras turbias. En efecto, apenas en julio pasado, la eurozona hizo una gran alharaca con las “pruebas de tensión” financiera de sus bancos y declaró que casi todos, incluidos los de Irlanda, gozaban de buena salud. La negación no es una política útil para solucionar una crisis financiera. De hecho, los problemas de deuda de Europa todavía deberían ser bastante controlables –a condición de que se apliquen el saneamiento y la reestructuración de deuda necesarios.

Aquí es donde el más reciente rescate irlandés es particularmente desconcertante. Esencialmente, lo que ha hecho Europa y el FMI es convertir el problema de la deuda privada en uno de deuda soberana. Los titulares de bonos, las personas y las entidades que extienden créditos a los bancos, se les permite sacar todo su dinero en masa y remplazarlo por deuda pública. ¿Han decidido los europeos que el impago soberano es más fácil o solo sueñan con que no pasará?

Al nacionalizar las deudas privadas, Europa está siguiendo el camino de la crisis de deuda de los años ochenta de América Latina. Ahí también los gobiernos “garantizaron” ampliamente la deuda del sector privado y después declararon el impago. Finalmente, con el programa de saneamiento, Plan Brady de 1987, se logró una reducción de la deuda del 30%, cuatro años después de que la crisis había golpeado con toda su fuerza.

La mayoría de las autopsias de la crisis latinoamericana sugieren que todas las partes podrían haber obtenido mejores resultados si hubieran logrado ponerse de acuerdo mucho antes en la condonación parcial de la deuda. América Latina podría haber vuelto a crecer mucho antes de lo que lo hizo. Los acreedores incluso podrían haber recibido más al final. Como los responsables europeos del diseño de políticas tratan de ir de una etapa de negación a otra, tal vez sea tiempo de empezar a ver hacia delante de forma más realista. Un alcohólico regenerado les podría decir que el primer paso es aceptar, como Merkel, que Europa tiene un problema.

(*) Kenneth Rogoff, profesor de Economía y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard, fue economista en jefe en el FMI.

Fuente:EL OBSERVADOR, de Montevideo.

MERCOSUR, UNASUR, ETC., ETC..-Más modestia integradora

Escrito por rigofa2011 08-12-2010 en General. Comentarios (0)
EDITORIAL
Más modestia integradora
   
La cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), coincidente con la reunión de jefes de gobierno iberoamericanos en Mar del Plata, fue otra etapa fútil en un escenario que relega la conveniencia de empezar por lo posible hacia la integración regional. La voluntad política de alguna forma de integración sobrevive, aunque con altibajos, desde los días de la tan ambiciosa como fracasada Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (Alalc) en 1960. Pero la intención de los gobiernos requiere el complemento elusivo de equilibrar disímiles estructuras económicas, financieras y jurídicas. Es en esta tarea, compleja y prematuramente ambiciosa, donde los países de la región fracasan desde hace medio siglo.
Las asimetrías económicas que mantienen a media máquina al Mercosur multiplican su impacto divisivo al ampliarse a una organización más vasta, como es la Unasur. Es una ilusión pensar que puedan integrarse en una armónica unidad operativa sistemas ordenados de libre empresa como los de Chile, Brasil, Colombia y Perú, y en grado menor Uruguay, con el dirigista extremismo socialista de Hugo Chávez en Venezuela, con sus imitadores en Bolivia y Ecuador o con inestabilidad jurídica que el kirchnerismo ha convertido casi en forma habitual de gobierno en Argentina.

El obstáculo principal a la integración es conciliar situaciones nacionales diferentes, meta que exige concesiones mutuas a las que los gobiernos son renuentes. La tarea es difícil y azarosa, como lo demuestran los dos casos más exitosos de integración voluntaria de estados en la historia moderna. Estados Unidos atravesó muchas décadas de zozobras por enfrentamientos comerciales y políticos entre las independizadas colonias británicas, y hasta una terrible guerra civil, antes de convertirse en un unificado estado federal. Y Europa, después de medio siglo de sólidos avances integradores, se ve frenada actualmente por una unión monetaria de cimiento frágil, que hasta pone en duda el futuro del euro como moneda única de 15 países.

Son lecciones que los gobernantes de nuestra región tienen que aprender. Si la Unasur alguna vez se convierte en algo más que instrumento del liderazgo brasileño en la región, debe empezar por fijarse metas iniciales modestas pero factibles, como hicieron seis países europeos al crear la comunidad del carbón y el acero a mediados del siglo pasado, que fue la antesala de la Unión Europea. Ya existen acuerdos limitados en áreas de interés común, como energía o complementación de sectores industriales como el automotriz.

La ampliación y profundización de este tipo de emprendimientos comunes, en forma justa según cada realidad nacional, representan acciones reales de integración para lo inmediato, dejando para algún eventual futuro pasos más ambiciosos, como la zona de libre comercio, o más ilusorios, como la unificación de sus sistemas económicos y monetarios. Es una concepción más factible y útil que lo que se percibe en las reuniones infructuosas, el fárrago de vacuos y pomposos discursos o los tironeos sobre quién sucederá al extinto Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur.


Fuente:EL OBSERVADOR, de Montevideo.

URUGUAY-Industria-«La capacidad ociosa se explica porque dejamos de ser competitivos»

Escrito por rigofa2011 08-12-2010 en General. Comentarios (0)
EN LÍNEA
«La capacidad ociosa se explica porque dejamos de ser competitivos»
Washington Burghi nuevo presidente de la cámara de industrias - Otra vez le toca presidir el gremio ante un gobierno de izquierda. Todos le reconocen como un dialoguista. está seguro de que el decreto que prohibió las ocupaciones en lugares públicos se extenderá al sector privado.
POR LEONARDO LUZZI
   
Asume por segunda vez al frente de los industriales. ¿Qué desafíos le esperan?
La primera que vez asumimos fue un poco antes del primer gobierno de izquierda de Tabaré Vázquez, el 30 de noviembre de 2004. En aquel momento los desafíos eran distintos a los actuales. Entonces había que tender puentes y comenzar un diálogo con un partido nuevo en el gobierno.
Ya está aceitado el diálogo entre la izquierda y los empresarios, porque en un momento hubo cierto temor sobre cómo sería el relacionamiento.
Temor no hubo. Simplemente que no estaban los puentes ni los canales que había con los partidos tradicionales que gobernaron en toda la historia del país.

¿Pensaron que la izquierda, con otra perspectiva, pudiera cambiar las reglas de juego?
En aquel momento, no e incluso tuvimos entrevistas con Vázquez antes de que asumiera. Él también era un convencido de que el país debía manejarse con reglas claras y que se conserven en el tiempo.

Ahora le toca asumir en la Cámara con otro gobierno de izquierda. Esta vez con Mujica en la Presidencia, ¿qué espera?
El relacionamiento de la Cámara siempre debe ser bueno con el gobierno que toque sin importar el partido que sea.

Se le conoce como un hombre dialoguista y negociador. ¿Así se define usted?
Soy un hombre de tender puentes. Me gusta el diálogo siempre que pase por las buenas costumbres y las prácticas habituales de ética.

Le preguntaba porque le toca asumir en un momento de alta conflictividad en el país.
Hoy es alta y en todos los sectores.
Mujica ahora firmó un decreto en el que ordena el desalojo de los locales públicos que sean ocupados. Y nos parece bien. Pensamos que no hay una propiedad pública que deba ser cuidada y una privada que no deba ser cuidada. Por lo tanto creemos que ese decreto debe ampliarse a las demás ocupaciones.

¿Usted dice ampliar el mismo decreto al sector privado?
Lo doy por un hecho y a través de los días ese decreto se ampliará.
Nosotros pensamos, y creo que el gobierno también piensa así, que se debe cuidar la propiedad privada y la propiedad de los inversores, tanto nacionales y extranjeros. La Constitución consagra la propiedad privada. Este decreto debería abarcar todo.

Los industriales siempre sostuvieron que las ocupaciones son ilegales.
Sí, y lo mantenemos. En la Constitución también está consagrado el derecho de huelga y no se menciona a las ocupaciones como una extensión del derecho de huelga, en absoluto.

La semana pasada se cruzó con Mujica en la premiación a los exportadores. ¿Tuvo chance de plantearle este tema?
No aún.

¿Entonces la idea de extender el decreto de las ocupaciones es una esperanza suya?
No es solo una expresión de deseo; es algo lógico pensarlo así.
Todos somos iguales ante las leyes. Acá no hay ciudadanos de primera y otros de segunda. Acá todos somos de primera.

El gobierno tomó medidas para sostener el dólar, pero hay una tendencia mundial que es difícil de quebrar.
El dólar tiene su peso porque usted comercia en el mundo con dólares. Como país tenemos poca incidencia en el movimiento cambiario mundial. Son pocos los instrumentos que tiene el gobierno para poder controlar el tipo de cambio. Uno que tiene, y creo que no lo ha aplicado, es el gastar menos. Por lo menos, gastar lo que se recauda y no endeudarse y usar el sobrante para comprar dólares en el mercado y sostenerlo genuinamente. Lamentablemente no se eligió ese camino.

¿De todas formas reconoce que el gobierno hizo un esfuerzo por mantener el dólar?
Hizo un esfuerzo por mantener el dólar y quedó demostrado hace unos cinco meses cuando Brasil devaluó y acá la moneda acompañó. El gobierno no tiene mucha posibilidad de cintura. La que tiene es achicar el gasto.

Economía ya dijo que si Brasil devalúa, Uruguay lo acompañará.
Sí, pero hay que ver cómo lo hace.

¿Por qué lo dice?
Porque no es solamente una expresión de deseo. Ojalá se haga y si Brasil devalúa, que sea prácticamente en forma simultánea la decisión de Uruguay.

La industria tiene actualmente un alto porcentaje de capacidad ociosa. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Se invirtió mal?, ¿el país no creció lo que esperaban?
La capacidad ociosa se explica porque en algunos sectores dejamos de ser lo competitivo que éramos. Si usted es menos competitivo ahora que cuando tomó la decisión de invertir, obviamente produce menos porque tiene menos capacidad de venta, básicamente en el exterior.

¿Y para los empresarios la competitividad está cayendo?
Sí,está cayendo.

¿No solo por la evolución del tipo de cambio?
El dólar es un componente que soluciona unas cuantas cosas, pero no todo. El salario es otro componente que en el caso del mercado interno y de la exportación incide fuertemente. ¿Por qué? Porque Uruguay lo que debe vender es valor agregado. Lo que influye es el costo del valor agregado que le ponemos a las materias primas. Cuanto más costo tengamos, obviamente menos valor agregado habrá.

¿De hecho hoy se vende mucha materia prima y no se le agrega casi nada?
Uruguay tradicionalmente exportó muy bien la producción del agro. La lana, el trigo y hoy la soja. Pero Uruguay debe hacer las dos cosas. Exportar sus productos agropecuarios y trabajar agregando valor a las materias primas. La manera de crear empleo es agregando valor. No hay otro camino. Cuanto más valor se agrega, más empleos tendremos y cuanto más tecnología e innovación le agreguemos a la materia prima, habrá más mano de obra y mejor pagada.
----------------------
Perfil
   
Edad: 57 años
Estado civil: Casado. No tiene hijos
Currículum: Empresario, director de Gibur SA.
Ex presidente de la Cámara de Industrias entre 2004 y 2006.
Cursó bachillerato.
Hincha de: Nacional
---------------------------
Al ministro
   
Si tuviera que hacerle un solo reclamo al ministro Fernando Lorenzo, ¿cuál elegiría?
Lo tendría que pensar.
¿Tiene una lista de reclamos?
No, es que hoy no tengo la suficiente información como para poder decirle eso.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Lo dijo
   
«Los Consejos de Salarios como instrumento de negociación me parecen lógicos»
«Uno de los instrumentos para incidir en el tipo de cambio es gastar menos»

«La prohibición de las ocupaciones debe ampliarse al sector privado»
---------------------------------------------------------------------------------------

Fuente:EL OBSERVADOR, de Montevideo.