URUGUAY-LEY DE CADUCIDAD-Gestos y presiones. Jugada presidencial y movidas militares

Escrito por rigofa2011 10-05-2011 en General. Comentarios (0)

BRECHA
Fecha:
2011-05-06

Gestos y presiones. Jugada presidencial y movidasmilitares

Rodrigo Abelenda
La PRIMERA DE las sorpresivas visitas del presidente Mujica al Parlamentoocurrió el martes. Fue para comunicarle al vicepresidente Astori el relevo delgeneral de la División I del Ejército, Luis Pérez. De acuerdo a las versionesque pudo confirmar Brecha, todo se habría originado cuando el comandante en jefedel Ejército, Jorge Rosales, denegó a Pérez la posibilidad de encabezar eldesfile por los 200 años del Ejército Nacional el 18 de mayo, hecho que habríasido considerado una privación del honor por parte del general. Hay versionesque sostienen que la discusión alcanzó ribetes de violencia física, al punto deque Rosales ordenó el arresto a rigor de Pérez por cinco días. Sin embargo,fuentes consultadas aseguran que la discusión fue el último episodio enmarcadoen una serie de diferencias sobre el funcionamiento del Ejército, en las quePérez no es el único participante. En la interna, los generales le reprochan aRosales haber aceptado el presupuesto de Defensa aprobado para este quinquenioporque entienden "desarticula" a las Fuerzas Armadas. Esto, sumado ala eventual aprobación del proyecto de ley interpretativa de la ley decaducidad, explicaría el profundo malestar entre los uniformados. No obstante,lo que distingue a este episodio de los demás es que Pérez era uno de losgenerales más respetados por subalternos y pares, y era a quien le correspondíaencabezar el desfile por ser el jefe de la División de Ejército I.
Versiones constatadas por Brecha indican que el mismo martes, después delepisodio comentado, Rosales habría presentado su renuncia al presidente Mujica,que finalmente decidió desestimarla, igual que el arresto a rigor de Pérez,manteniendo solamente el cese en su cargo al frente de su división. De haberocurrido así, coinciden las fuentes consultadas, colocaría a Rosales en unaposición incómoda puesto que implicaría debilitar la autoridad y el poder desanción del comandante del Ejército.
Ni bien tomó la decisión, Mujica se dirigió al Parlamento para hacérsela saberal vicepresidente y para que éste, a su vez, se la comunicase a los legisladores.Que el mandatario haya ido al Parlamento inevitablemente generó un hechopolítico que podría haberse resuelto convocando a Astori a la Torre Ejecutivapara comunicarle la decisión.
Esta manera de manejar las crisis es producto del estilo de Mujica, señaló elsenador Jorge Saravia (Patria Grande), aunque otros senadores, como el caso deConstanza Moreira (Espacio 609), vieron en esto un nuevo gesto, entre losmuchos que ha dado, para mostrar a los militares su preocupación sobre el temacaducidad.
El Poder Ejecutivo inmediatamente emitió un comunicado en el cual se aclarabaque la ley de caducidad no había incidido en la discusión entre Rosales yPérez, y que las diferencias entre ambos militares fueron por "razones deservicio". No obstante, inferir que el entredicho tuvo que ver con ladiscusión de la ley de caducidad es casi inevitable. De hecho la oposiciónutilizó el episodio para plantear un escenario de inestabilidad si la ley esanulada, y los legisladores del fa plantean que "enrarece el clima de ladiscusión" y complejiza la aprobación de un proyecto que ya está siendosometido a dilatorias políticas y propuestas jurídicas alternativas. En elpalacio legislativo hay varios legisladores preocupados por la posibilidad deque la interna militar se complique aun más, sobre todo al momento de sustituira Rosales, cuando éste abandone el cargo en octubre, dado que Pérez -hombreascendido por Tabaré Vázquez- era el general de la derecha y uno de los másfuertes candidatos a suceder al actual comandante.
Como condimento adicional al entredicho en las cúpulas militares, ladivulgación que hizo El Observador de la primera prueba gráfica del famosovideo, después de la interpelación al ministro del Interior Eduardo Bonomi y altitular de Defensa, Luis Rosadilla, sirvió para agregar más cuestionamientos ala figura del ministro de Defensa, cuya autoridad ya era puesta en duda por laoposición, llegando al punto de pedir su renuncia.
Asimismo, varios legisladores del Frente advierten sobre el estado de"asamblea permanente" en que están los militares y el exceso deprotagonismo que tiene el generalato gracias a los gestos del Ejecutivo, que enla semana pareció recuperar cierta verticalidad en el mando sancionando, pordeclaraciones políticas, al jefe del Estado Mayor de Defensa, José Bonilla.
Saravia dijo a Brecha que el protagonismo de los militares se debe a que"el Frente Amplio generó un debate con la ley de defensa nacional en elque los militares han entrado, y eso a veces lleva a hacer expresiones políticasque no se pueden hacer en público. Es parte de una apertura que es buena, peroque debe tener sus limites".